jueves, 19 de mayo de 2011

Me cuadra el retorno de Kaká al Milan


Los espectadores del Bernabéu nunca se suelen andar con contemplaciones. Si el juego desplegado por un jugador no les gusta, se llevan las manos alrededor de la boca y prorrumpen en abucheos, hasta conseguir que el jugador pierda la concentración y, avergonzado, encandene un error tras otro. La pena de no pocos futbolistas del Real Madrid ha sido el despectivo y feroz rechazo de su propio estadio; y pese a que Kaká es un jugador que representa el perfecto perfil de las expectativas incumplidas, la grada de Chamartín nunca trató de sacarlo de su marasmo susurrándole al oído las contraseñas convenidas.

Engurruñado ante las gruesas expectivas que su llegada desató y físicamente fuera de forma, para pasmo de unos pocos y escándalo de muchos, no encontró en la grada que acude al estadio un obstáculo para su aclimatación. Curiosamente ha sido a domicilio cuando le hemos visto menos agarrotado por el miedo al fracaso, y más apto para quebrar la resistencia de las defensas enemigas, tanto el año pasado (contra Español y Barcelona) como éste (contra Bilbao, Valencia y Sevilla), mediante esas zancadas no exentas de clarividencia y pegada.

Con un Özil llamado a descollar en las cotas más altas, lo lógico sería que Kaká perdiera la conmiseración que parece protegerle, y que se cimenta en el recuerdo de lo que fue otrora. Florentino Pérez se afanó por impedir que su prestigio se agrietara, y consiguió que MARCA incrustara en sus páginas mensajes sencillamente mendaces (no hay equipos realmente interesados por contratar al brasileño a cambio de cifras mareantes, ni siquiera el Rubin Kazán). Si me cuadraría más su retorno al Milan, donde su aterrizaje no chocaría frontalmente con la cuadratura del círculo 'berlusconiano': fichar a viejos y acostarse con jovencitas. Dicho lo cual, no creo que ese viaje de vuelta se lleve a cabo por culpa de una suma de dinero superior a 18 ó 20 millones.

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: REAL MADRID

No hay comentarios: