jueves, 16 de junio de 2011

La espada de Herodes


Se dice que lo que propone el Elche entronca con el maquiavelismo, pero Bordalás ha hecho bien dejándose de requilorios; lo mejor es comprender a la inmisericorde realidad: su plantilla, comparada con la de otros equipos de la zona alta de 2ª división, es muy inferior en lo que a calidad se refiere. Para los franjiverdes la situación actual ya debería ser motivo de exultación, ya que disfrutarán de la bola de partido del ascenso en su propio feudo. Acciari y compañía lo tienen clarísimo; entre ellos se cruzan miradas de entendimiento que hacen superfluas todas las palabras: saben que dependen, dada su inferioridad técnica, de ese otro fútbol que tan grimoso es para muchos. Lo ejecutan a la perfección, mientras éste atraviesa a los rivales, con un sabor de lenta espina.

Ayer el Elche tuvo suerte; el Granada fue mejor y más ambicioso, pero le faltó puntería. Al Granada, después de los penales atajados por Jaime, si no logra ascender, se le quedará la tristeza incrustada en el fondo de su iris, como un liquen o una diminuta úlcera. La historia de Jaime, meta del Elche erigido en protagonista, tiene ciertos acordes místicos dada su relación con el mandamás granadino Enrique Pina. ¿Cómo no recordar aquí al rey Herodes? Para preservar su poder, el antedicho dio la orden de exterminar a todos los recién nacidos varones, pero aquél que debía convertirse en Mesías se salvó. La maldición de Pina puede ser que el destino le confiara en su día la alimentación del futuro Mesías, y le convierta a él en la propia espada de Herodes.

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: AS

No hay comentarios: