domingo, 26 de junio de 2011

Varane, Valdebebas y el mensaje del Madrid al mercado


Para los jugadores del Real Madrid, a veces no debe ser fácil el día a día. Porque son jugadores sobre cuyas botas recae una responsabilidad que a veces no es sino un oneroso marrón. Dicha responsabilidad transporta al jugador a un universo de canillera, donde siente que la tierra le falta debajo de los pies. Por ello, en un visto y no visto, jugadores jóvenes que prometían mucho, pasaron de mandar en las ilusiones del aficionado a verse fuera de la órbita que conducía a las mismas, decepcionaron.

El club ha interiorizado este razonamiento, entonces, es lógico que en Valdebebas los chicos no tengan hambre incitante de primer equipo, al tiempo que ven como andrajo las apuestas del propio club por jugadores de su edad criados extramuros. El último, Rafael Varane; el antepenúltimo, Sergio Canales (lo de Neymar es otra cosa). Es extraño, pues el club interpreta que las urgencias tienen semejanza con unas riadas que arramblan con toda la acné juvenil, empero al mismo tiempo paga cantidades respetables de dinero por chicos que corren idéntica suerte que sus canteranos. Valgan los ejemplos de Drenthe y del anteriormente citado Canales.

Varane, dicen que por el consejo de un Zidane que ve en él al nuevo Laurent Blanc, llegará mañana a Madrid. Y será recibido por la desconfianza de sus propios aficionados, muchos de los cuales habrían desaconsejado apasionadamente dar el paso que llevó a su contratación. Por otro lado, parece difícil que Varane no haya bosquejado en su interior un panorama como el de Canales, que este año ha dado un paso atrás en su progresión. Aun así el francés corrió el riesgo.

El rol que le será asignado, el de cuarto central, no parece que le vaya a procurar los minutos que su incipiente trayectoria demanda, bajo el mando de un Mou que ni hace rotaciones ni contempla a priori otra pareja de centrales que no sea la compuesta por sus dos pretorianos portugueses: Pepe y Ricardo Carvalho. Con esta operación el Madrid manda al mercado un mensaje preñado de consecuencias negativas para sus negociaciones futuras; pues tasa a un futbolista curtido en 1ª como Garay (por quien pide los 10 millones que ha abonado al Lens por Varane) de la misma forma que valora a un chico que debutó en la Ligue 1 el pasado mes de noviembre.

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: AS

No hay comentarios: