jueves, 14 de julio de 2011

Hay que ir más allá


No sé cómo vivirán los personajes criados en estrecha familiaridad con el balón, o sea: los futbolistas, este tiempo sin fútbol, pero lo indubitable es que a los aficionados nos parece una eternidad insufrible. Por eso, hemos observado atentamente la vuelta al trabajo de los nuestros. Estamos esperanzados con la nueva temporada. Porque, la mayoría del personal, tras el final del pasado curso, se hizo el ánimo de que lo mejor estaba por llegar en el segundo año de José Mouriño, que ahora empieza.

Bueno sería que el comienzo del segundo curso entroncara con el trayecto final del anterior, en el que el equipo apareció como una tromba ante todos los rivales. Bueno sería, igualmente, que el equipo no se volviera a confiar contra rivales a priori fáciles, mientras tenga opciones de campeonar: asumiendo que es difícil que Mou y los suyos se encuentren durante este torneo bipartidista con un partido de peligro por los dos pitones, también debemos asumir lo poco finos que se mostraron éstos frente a oponentes vacuos como Almería y Osasuna (o Sporting y Zaragoza) cuando sus opciones de ganar la Liga aún existían. Desbancar al FCB será un reto que exigirá desde el minuto uno, y que no consentirá desgano alguno.

Al madridismo no le preocupa el descomedimiento 'mouriñano', sino la larga familiaridad del FCB con la victoria. El primer año de Mou al frente del equipo se basó en la rotura de los complejos que el club almacenaba: la Copa, los octavos de la Champions, y dar la cara contra los azulgrana y ganarles. Era el momento de quebrar esas maldiciones encadenadas, y la verdad, el aficionado hoy respira tranquilo por saberlas descuajaringadas. Sin embargo, no parece que en esta temporada vaya a bastar con llegar a lugares donde, hasta el año pasado, hacía años que no poníamos los pies. Hay que ir más allá. Y más allá únicamente iremos si ganamos la Liga o la Champions.

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: EL PAÍS

No hay comentarios: