jueves, 21 de julio de 2011

Sobre la trabazón Mou-Mendes


Si un juez incoara un procedimiento contra Jorge Mendes por haber insertado en los equipos de Mouriño a bastantes de sus representados, el procurador más egregio del panorama futbolístico lo tendría crudo para ocultar los vestigios de su obra y retirar de la vista de aquél los instrumentos de sus gestiones. Pero como en modo alguno tal cosa es delictiva, toca enfrentarnos al archisabido hato de recelos y analizar la trabazón entre ambos elitistas portugueses.

Para empezar, hagamos recuento. Al Chelsea de Mou, Mendes le 'colocó' los siguientes jugadores: Ricardo Carvalho, Paulo Ferreira (a estos dos se los llevó el de Setúbal consigo desde Oporto), Tiago, Maniche y el cancerbero Cech; al Inter del antedicho, Quaresma y el ex azulgrana Motta; y a nuestro Madrid, Ricardo Carvalho (otra vez), Di María y el recién aterrizado Coentrao. También contamos con otros hombres-J. Mendes, Cristiano Ronaldo y Pepe, pero ya estaban en el club antes de llegar Mouriño, por ende, no han de ser inscritos en la esencia intocable de la relación que entrenador y agente supuestamente mantienen. (La renovación de Pepe, dejando a un lado las veces que fue vencido por la vesania, es justa y no merecedora de suspicacias).

Quien sea objetivo y analice la calidad de los jugadores dependientes de Jorge Mendes, difícilmente podrá ver cosas fuera de orden; pero quien no lo sea, si analiza caso por caso, a lo mejor recobra el sentido de la realidad. Por ejemplo: Ricardo Carvalho juega en el Bernabéu no porque Mendes se ocupe de sus asuntos, sino porque la primera opción (Maicon) no pudo venir: de resultas, hubo que buscar alternativas, y argumentar que el central portugués se gana la vida en Madrid más por la fueza de un lobby que por tratarse de un elemento axial en la carrera de Mou (que triunfó junto a él en Portugal e Inglaterra), no parece del todo creíble. Otrosí: su ventajoso precio (poco más de 6 millones) y su nivel demasié a la mayoría nos parecieron bien, y concluimos que no iba a haber muchas opciones mejores.

Para no bendecir la llegada de los otros dos (Di María y Coentrao), se puede pretextar la ingente suma de dinero que hubo de desembolsar el club. Comparto este punto, sin olvidar que Di María ha logrado gracias a su fútbol que desechemos toda inclinación negativa hacia su figura, y sin olvidar que, verbigracia, el verano pasado Jesús Navas no costaba menos (incluso quizá valiera más). Espero que con el buen rendimiento de Coentrao, recupere la calma y el control de mis nervios atormentados (http://laquintadelbuitre.blogspot.com/2011/07/pagar-30-millones-por-coentrao-es-un.html). Pero, la liturgia que invita a otros clubes a pedirnos más parné que a nadie se ha visto fortalecida por los actos de nuestros propios mandamases (que llevan años de asunción de esa regla del juego, sin medir las nefastas consecuencias), no por Mouriño y Mendes.

A THE SPECIAL ONE le gusta trabajar con futbolistas lusos y con futbolistas cuya proveniencia pertenezca al balompié luso, pero a lo largo de estos años nos hemos topado con casos análogos: el Benítez del Liverpool gustaba de trabajar con futbolistas de su país y de la Liga. Y qué no decir del Van Gaal del Barcelona, que se trajo a medio combinado 'Orange'. Yo, de verdad, apriorísticamente, no encuentro nada raro.

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: REAL MADRID

No hay comentarios: