lunes, 8 de agosto de 2011

Kaká y mi pálpito del mes de mayo


Kaká ha estado fuera de plano durante casi toda la pretemporada, una pretemporada que para el Real Madrid ha sido sobresaliente en cuanto tono y disposición. Frente a los Angeles Galaxy, Kaká nos hizo alentar alguna esperanza de resurrección que no fue más allá de los siguientes compromisos del equipo. Lo doloroso de la situación del brasileño se agudiza cuando se ve al conjunto sin su concurso (el conjunto gana en desequilibrio y él pierde en prestigio); de hecho, contra el Tianjin, su marcha ensombreció de inmediato el escenario de su rol, puesto que sin él se jugó a un ritmo superior.

Hemos sido espectadores del progresivo alejamiento tanto de Kaká como de Özil de las respectivas dudas al derredor de ambos: nadie duda que el alemán es clave para Mouriño porque se trata del típico genio a quien ves jugar con el mayor gusto, como nadie duda igualmente que el brasileño entró hace tiempo en el crepúsculo frenético a base de pisadas de gigante. Alguno pensará que la comparanza entre el alemán y el brasileño es cruel, pues en Özil brillan la clase y la exuberancia de un ingenio superior. Pero es que hasta Callejón y Di María, quien hubo de soportar un estío con muchísimo más ajetreo que Kaká, nos recuerdan el drama del ex del Milan cuando se mueven por el campo como motos mientras él muestra su deficiente tono físico. La pretemporada nos refuerza la impresión de que cualquiera en este Madrid aporta más que Kaká.

Ojalá se cumpla el pálpito que tuve allá por mayo: http://laquintadelbuitre.blogspot.com/2011/05/me-cuadra-el-retorno-de-kaka-al-milan.html

http://twitter.com/#!/andrs_romero

Foto: REAL MADRID

No hay comentarios: